El mayor espectáculo del mundo

Recuerdo desde pequeña tener un único sueño en mi vida: hacer cine. No os imagináis la magia que tenían para mí esas salas oscuras, el silencio de los espectadores (ya, ahora no es igual, qué le vamos a hacer), la emoción que sentía al escuchar las fanfarrias de las distribuidoras, e incluso lo misteriosas que me parecían las cabinas de proyección (me siguen fascinando).

Aquellos que me conocéis, sabéis que la culpa de este sueño infantil es de mi padre. Fue él quien me llevaba, fin de semana sí y fin de semana también, al cine. Él era quien convertía aquellas tardes de películas en algo maravilloso, aderezándolas con chuches y conversaciones sobre las historias que veíamos. Él era quien preparaba tardes especiales de estrenos de TV en familia. Él y sus secuaces, mi madre y mi hermana, que organizaban merienda-cenas de fin de semana con películas que alquilábamos en el videoclub del barrio.

Como era un poco Antoñita la Fantástica, luego jugaba con mis amigas a ser Indiana Jones, o James Bond o el héroe que tocara ese fin de semana en el cine (por desgracia, pocas heroínas había salvo Escarlata O´Hara o Cleopatra) y así, pensé que quería ser actriz. Pero me duró poco. Al final , las actrices, además de ser bastante secundarias y hacer de comparsa al protagonista, se limitaban  a recrear las escenas bajo las órdenes del director. Así que pronto decidí ser nada más y nada menos que directora de cine.

Sin embargo, poco después descubrí algo que trastocó mi mundo. Los actores y los directores en realidad seguían unas directrices que aparecían… y aquí llegaba el gran descubrimiento… ¡en un  guion! En ese momento, recuerdo que casi me explotó la cabeza. Alguien escribía una historia y todo el mundo trabajaba para hacerla realidad. Pero al final, el que de verdad había creado la historia que todos devorábamos en la sala de cine, era el guionista. Y decidí que quería ser guionista (sin desestimar tampoco ser directora y actriz, todo a la vez).

Fue entonces cuando mi mundo dio un vuelco más.  Era el año 1984 y mi padre me había llevado a ver  la que sería una de las películas que más me impactarían: La Historia Interminable. Esas Navidades descubrí que no solo se trataba de una película, sino que detrás de todo aquello, había un libro, uno maravilloso en el cual el todopoderoso guionista se había apoyado.  Así que… de pronto me encontré decidiendo que quería ser escritora-guionista-directora de cine-actriz.

Una locura.

¿De verdad?

No lo creo.

En 2010 publiqué mi primera novela y, desde entonces, como ya sabéis por las entradas que he ido subiendo a este blog, no he dejado de escribir. En ocho años, he publicado un total de dieciséis libros. Llegados a este punto… tocaba dar el salto al mundo del cine.

Mientras escribía mis novelas, había hecho las veces de script doctor un par de veces. ¿Que qué es eso? Pues más o menos un crítico y consultor que se lee un guion ajeno y dice dónde falla la trama, qué diálogos no están bien, qué personaje no queda correctamente dibujado… a veces, al menos yo, incluso ofrecemos sugerencias acerca de cómo mejorar alguna parte. Y ahí fue cuando surgió la gran oportunidad. Mis sugerencias gustaron y el director me ofreció participar como coguionista y, ni corta ni perezosa, acepté sin dudar.  Porque en mi familia ya saben todos que estoy un poco loca.

El problema de trabajar de esta manera es que debes ir remendando, cosiendo, retramando las escenas… así que el proceso resulta infinitamente más lento y laborioso que empezar de cero. Aun así, me apañé y trabajé lo suficientemente deprisa como para lograr que presentáramos el guion nada más y nada menos que en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges. ¡Todo un sueño hecho realidad! La niñita que quería ser escritora-guionista-directora de cine-actriz no paraba de dar saltitos de alegría.

Así que hice la maleta para un fin de semana y allí me planté con el resto del equipo.

Sitges es una ciudad pequeñita dotada de unas cuantas salas de cine en las cuales se proyectan las películas del festival. Sin embargo, el verdadero meollo está en el hotel Meliá, un hotel bastante grande que tiene varios espacios habilitados como zonas de reuniones y hasta una sala de proyecciones propia.

Una de las cosas más impactantes que puede sucederte cuando caminas por sus pasillos, es que te encuentres de frente con grandes estrellas como Ron Perlman (Hellboy), Night Shyamalan (El sexto sentido), Peter Weir (El Club de los Poetas Muertos), Luis Tosar (Celda 211), Tilda Swinton (Las Crónicas de Narnia)…

El caso es que la gente que trabaja en la industria aprovecha el festival para trabajar. Así que si te armas de un montón de tarjetas de visita, paciencia y algo de labia, en un fin de semana puedes volver a casa con trabajo para un año. Y así he salido yo, con otros dos guiones más para largometrajes y un guion para un cómic que será presentado en el Festival Isla Calavera de Tenerife.

La presentación del domingo fue estupenda. La carpa estaba abarrotada, hacía un calor tremendo y yo me encontraba rodeada del mejor equipo que una guionista puede tener: el productor Ángel Mora; mi coguionista, Ignacio López; el director de la película, Víctor Matellano; Sergio Molina, el hijo de Paul Naschy, que fue el autor de la idea original de la película; el grandísimo Jack Taylor, nuestro villano, el doctor Knox, un hombre amable, educado y agradable que es capaz de convertirse en una criatura fría y despiadada en un simple abrir y cerrar de ojos y, finalmente, pero no menos importante, David M. Santana, que será uno de los protagonistas, un joven actor con una gran carrera y muchísimo futuro por delante que, para colmo, resulta ser encantador y la mar de divertido en persona.

Os dejo los dos vídeos de la presentación a continuación.

Y recordad que podéis seguirme en redes sociales como son Facebook, Instagram o Twitter.

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Maica dice:

    Muchísimas felicidades Vicky, te mereces eso y mucho más. El trabajo, el talento, la constancia y al amor por lo que se hace, dan sus frutos. Mi más sincera enhorabuena!!

    1. Muchas gracias, Maica! La gente a menudo solo ve el resultado y no el esfuerzo que hay detrás 🙂

  2. margari73 dice:

    Quien la sigue, la consigue!!! Muchísimas felicidades!!! Por lo ya conseguido y por lo que acabas de conseguir!
    Besotes!!!

    1. Muchísimas gracias!! Ahora a ver cuándo empezamos a rodar. Estoy impaciente!! XDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s