El miedo al folio en blanco

Este momento no sólo lo experimentan los escritores. He conocido a ilustradores y pintores a los que les pasa lo mismo: es ver el lienzo o el soporte aún sin estrenar y nos entran a todos unos sudores…
No obstante, en mis cursos de creatividad, siempre les digo a mis alumnos lo mismo: Este momento de tensión, esta “ansiedad creativa” es buena. Es el momento previo a la fase de flujo creativo. En ese mismo momento, nuestro cerebro se está preparando para dar a luz una idea. Hasta ese preciso momento hemos decidido escribir una historia. Tenemos la sinopsis en mente, probablemente también hemos pensado ya en los personajes principales, llevamos unos días dándole vuelta al asunto… y entonces, en el momento de la acción, nos quedamos mirando el fondo blanco del procesador de texto, los dedos inmóviles sobre las teclas y una gran interrogación sobre la cabeza… ¿Cómo demonios empiezo? Porque está claro que el “Érase una vez” tradicional no siempre funciona…
Este momento de frustración surge en el momento en el que la mente analítica, racional, que es la que busca la solución al problema en un primer momento, la que nos ha dado un resumen de nuestra historia, alcanza el límite de sus capacidades.
Cuando empezamos a considerar esta frustración como el momento previo a la iluminación creativa, dejaremos de atribuirla a la ineptitud personal y dejará de tener el componente mental negativo que nos bloquea. Así, a pesar de la angustia, presentaremos una predisposición mayor a continuar buscando la solución a nuestro problema, que a menudo no logramos hallar no tanto porque no exista tal solución, sino porque nos damos por vencidos antes de tiempo. En el momento de la frustración, la mente racional se está rindiendo ante la complejidad del problema, dando paso al siguiente momento del proceso creativo.

Como escritores, por lo tanto, nos encontramos paralizados, planteándonos ¿cómo puedo empezar? ¿qué título funcionará? … Es normal. Pensamos que, sin duda, en la editorial se leerán las primeras páginas (mucho les tienen que interesar nuestro manuscrito para que se lo lean del todo, claro) y el primer párrafo debe ser atrayente, debe “enganchar” desde el principio… Pero no siempre es fácil dar con una primera frase mágica que haga que nuestro lector abra los ojos desmesuradamente, sus labios se curven en una interjección de asombro y a partir de ahí no pueda dejar de leer hasta el final.
¿Qué podemos hacer entonces?
Bueno, está claro que debemos empezar por algún sitio, claro. Lo mejor es comenzar a escribir el libro sin tener demasiado en cuenta si nuestro inicio es óptimo. No olvidemos que, al finalizar la novela (o el relato) tendremos que volver hacia atrás y corregir la ortografía, la gramática, ajustar algún momento narrativo… Es en ese momento, al finalizar, cuando podemos detenernos todo lo que queramos para dar con la frase adecuada. Si nos empeñamos en dar con la frase idónea al principio, lo más probable es que no lo logremos, nos obsesionaremos y no pasaremos del primer capítulo. ¡Nos habremos bloqueado! En todo momento debemos tener presente que la novela que sólo vive en la mente del autor, no es más que aire hasta que se escribe. ¡Así que avancemos!
Oscar Wilde dijo al respecto de este momento de frustración:
“La ansiedad es insoportable. Sólo espero que dure para siempre”
Así que aprendamos a convivir con esa sensación, es más, deseémosla como él, ya que, en realidad, sólo es nuestro cerebro intentando, en un último gran esfuerzo, darnos el empujón para que alcancemos nuestra meta.

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. zapa dice:

    Muy interesante. He conocido tu blog por el concurso del periódico 20 minutos y me ha gustado mucho. Tengo un hermano que también escribe así que se lo pasaré.

    muchas gracias!

    1. Gracias a ti, Zapa por pasarte por este rinconcito y bienvenido a él. Claro. Encantada de que se lo pases a tu hermano. Es bueno que los que nos dedicamos al mundo d la escritura, profesional o no, nos conozcamos y podamos poner en común nuestras experiencias.
      Espero seguir viéndote por aquí.
      Un besazo

  2. cesaser dice:

    Gracias por tu apoyo, lo hago más bien por terapia que no por otra cosa, soy diseñador gráfico y no me dejan dibujar nada para los trabajos que hago, más que nada por el tiempo. Por eso necesito hacerlos para desestresarme, dibujo lo que sea.
    A por cierto éste artículo me ha gustado mucho¡¡
    me encanta los primeros párrafos que describes la forma de crear por que te hacercas bastante a ese momento de página en blanco. Y escribes bastante bien¡¡ Un Saludo

    (A por cierto no te he dicho nada de los últimos párrafos no por que “no los halla leído” sino por que el escribir no es lo mío, empiezo a escribir creo que está bien lo releo y madre mía me faltan palabras jeje).

    (Nota: me he tenido que releer lo que te he escrito por si se comprendía bien, y no lo consigo je)

    1. Pues me alegro de que te haya gustado mi artículo.
      Lo de los trabajos, bueno, creo que es así siempre, se desaprovechan talentos por un montón de cuestiones, pero es muy positivo que des salida al tuyo por placer, que también es necesario. Desaprovechar un talento o aplicarlo en cosas que no nos satisfagan implica morirse un poco por dentro, y la única solución es crear, aunque sea para ti mismo. Eso es lo bueno de la época en la que vivimos, que puedes hacerte una página web o un blog y mostrar, a quien quiera verlos, todo tu talento.
      En cuanto a lo de que te falten palabras y no conseguir leerte, bueno, a lo mejor es que a las 3 de la mañana cuesta un poquillo escribir, ¿no?😉 Pero tú tranquilo, cada uno a lo suyo.

      Gracias por pasarte por aquí, espero verte más a menudo
      Victoria

  3. pipermenta dice:

    He estado curioseando en tu blog y me parece muy constructivo. Al leer algunos de tus comentarios, unas veces me he visto identificada y en otras das unas lecciones magistrales sobre cómo se puede trabajar una historia. La casualidad me ha traido hasta esta página y pienso, si no te importa, aprovecharla cuanto pueda.
    Un saludo

    1. ¡Por supuesto que sí! Estaré encantada de poder ayudar a todos aquellos con inquietudes literarias.
      No obstante, iré añadiendo más post en los que abarcaré más técnicas y consejos de escritura.

      Un beso y gracias por tu visita
      Victoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s