Una pequeña gran editorial con corazón

IDAMPAA menudo me preguntáis cómo es eso de publicar, qué hay que hacer para conseguirlo y, sobre todo, qué se siente cuando lo logras.

De lo que hay que hacer para lograr publicar ya he hablado en alguna ocasión, así que esta vez toca hablar de emociones, de la experiencia y de lo que supone para mí haberlo conseguido hace ya seis años y, lo mejor, de no haber dejado de hacerlo desde entonces.

Y especialmente os voy a hablar de una editorial pequeñita pero con un gran corazón, la editorial Idampa.

Veréis, llegué a esta editorial un poco por suerte. Durante un tiempo había enviado unos cuantos currículos a diferentes empresas como correctora freelance y pasados ya bastantes meses, recibí un correo de la editora ofreciéndome un pequeño proyecto. Para ello, me sugería reunirnos para así conocernos y poderme contar detalladamente las condiciones del trabajo.

Por supuesto, acepté y un par de días después me personé en la sede de Idampa.

Como os digo, es una editorial pequeña, no se trata de un edificio completo como el caso de Susaeta o de Anaya, sino de un oficina chiquitita y bien apañada donde me esperaba la editora.

Desde el primer momento supe que se trataba de una empresa diferente, especial. Delia (así se llama la editora), es una mujer encantadora con la que no me costó nada conectar. Tanto fue así, que cuando nos quisimos dar cuenta llevábamos… ¡cuatro horas charlando sin parar! (y el problema era que me había acompañado mi sobrina, a la que había dejado “aparcada” en una cafetería con un lector electrónico y una Coca-Cola).

Llevamos a cabo aquel proyecto con éxito y, poco después, Delia volvió a ponerse en contacto conmigo para ofrecerme la adaptación de un clásico: El Castillo de los Cárpatos, de Julio Verne.

Y si habéis leído hasta aquí os estaréis preguntando… ¿y a qué viene eso de una editorial con corazón?

Pues a que en Idampa no solo han mimado el libro que han creado (si tenéis la oportunidad, echadle un ojo porque es precioso), sino que desde el principio me han involucrado en todo el proceso. Durante el año en el cual han producido el libro, he aprendido más del mundo editorial que en un máster de dos años. Y es que en todo momento han sido transparentes conmigo y han estado disponibles para todo lo que he necesitado. Vamos, que no solo han mimado el producto, es que me han mimado (y siguen haciéndolo) a mí también.

097Dispuestas a ayudarme en mi carrera literaria, Delia y Cristina, la directora de marketing, me han abierto las puertas de los medios, me han organizado presentaciones y firmas tanto en la península como fuera de ella y no solo  a mí, sino también a mi hermano, que me acompaña siempre haciendo las veces del malvado Rodolfo, el villano del cuento (ya os iré contando de mis experiencias con estas presentaciones y os mostraré fotos y vídeos, que no quiero alargarme).

En definitiva, que en la editorial de la cual esperaba poco antes de conocerla, he encontrado una familia, un pequeño refugio en el hacen que escribir sea, todavía más, un placer y una gran experiencia.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. elZekah dice:

    Cuando alguien que ama lo que hace se encuentra con otras personas, profesionales, con la misma energía y dirección sólo pueden surgir cosas buenas.
    (:

    1. Y por eso tú y yo deberemos hacer más cositas juntos del estilo de La Máquina del Tiempo 😉😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s