Un ángel de ojos grises

Hace ya unos días que os hablé de mi padre y no quería dejar la ocasión de hablaros de otra personita importantísima en mi vida: mi madre.

Mi madre, apenas llegada a la veintena
Mi madre, apenas llegada a la veintena.

Mi madre, Ana Mari, tuvo la suerte o la desgracia de nacer en una época bastante complicada. Hija de la posguerra española, pudo conocer los problemas y penurias de una época difícil, dura y cruel. Sin embargo, su familia se arreglaba bastante bien, económicamente hablando. Mi abuela trabajaba como telefonista en lo que llamábamos El curtido que era, como su nombre bien indica, una empresa de curtidos ubicada a apenas 100 metros del hogar familiar. Por otro lado, mi abuelo trabajaba como tornero en la FEVE. Así que, a pesar de que era una época difícil, en la casa entraban dos salarios, por lo que, dentro de lo que cabe, podríamos decir que mi madre tuvo una vida acomodada y fácil.

Mi madre, una bellísima adolescente.
Mi madre, una bellísima adolescente.

¿Sí?

No.

Y es que tener cada día un plato de comida en la mesa está bien, pero para ser feliz hace falta mucho más, y eso, por desgracia, es lo que le faltaba a mi madre.

La abuela no era una mujer cariñosa ni maternal. Al contrario. Tampoco hubo hermanitos con los que compartir penas y alegrías. Ni siquiera pudo estudiar, no era lo que se esperaba de una señorita. Tuvo que ir a clases de costura. Aunque eso le sirvió para sacar a la luz sus dotes de artista, creando maravillosos vestidos de novia y espectaculares bordados.

Y así, sin un modelo maternal positivo ni el apoyo de unos iguales, mi madre decidió compensar sus carencias siendo una mujer amable, cariñosa, sensible, dulce… La imagen misma de un ángel en la tierra.

Mi madre, ya casada.
Mi madre, ya casada.

Conoció a mi padre muy jovencita y se casó con él apenas cumplida la mayoría de edad. Casi una niña, diríamos hoy, y sin embargo toda una mujer entonces. Así eran las cosas de antes.Un año después nació mi hermana mayor.

Fue un parto muy difícil que tuvo serias consecuencias en la salud de mi madre y, sin embargo, con esa valentía silenciosa y humilde que la caracteriza, decidió que su hija no se criaría sola. Tardó diez años más pero, en contra de los consejos de los médicos, decidió traer al mundo a otro hijo, a mí. Y para ello hubo de pasar gran parte del embarazo en reposo. Ya veis, yo tenía tantas ganas de nacer, que aprovechaba cada momento que mi madre pasaba de pie para intentar salir al mundo. ¡Ahora entenderéis por qué me llamo Victoria!

Supongo que debí de comprender su abnegación y su cariño, y por ello, antes del día señalado, decidí hacer acto de presencia. Y tenía tantas ganas de conocer a mi luchadora madre y ya la quería tanto, que sin apenas producirle dolor,  me abrí paso tan rápidamente, que por poco nazco en el ascensor del hospital.

Mamá y yo.
Mamá y yo. Como bien me ha recordado, la pincita de la cabeza, la chaquetita y el vestidito me los hizo ella… ¿Es o no es una artista de la aguja?🙂

Diez años después, dispuesta a tener un chico, dio a luz a mi hermano pequeño, Víctor, su tercer gran triunfo.

Desde el principio, entre mi madre y yo hubo una comunicación en la que no hacían falta palabras. No fui una niña difícil, pero es que, con una mujer como mi madre al lado, ¿quién puede ser malo?

Ella fue la que me enseñó a leer, con paciencia, mimo y muchísima intuición. Ella también la que me enseñó a soñar.

Quizás porque ella cosía (y cose) maravillosamente, pronto desarrollé un gusto especial por los disfraces. Cada año, cuando se acercaban los carnavales, ella me preguntaba de qué quería vestirme. Yo lanzaba una propuesta (a veces bastante alocada) y ella, en lugar de decirme “uf, niña, eso es imposible”, se ponía a pensar cómo podría llevarse a cabo. Nunca escuché de sus labios un “eso no puede hacerse”. Supongo que por eso soy inmune al desaliento, por difíciles y duros que sean mis retos.

De ella aprendí a soportar el dolor físico y emocional con la cabeza alta y una amplia sonrisa, a tener paciencia y a continuar avanzando en la vida, paso a paso, a pensar que “de todo se sale” y a sentirme orgullosa de cada logro alcanzado, por pequeño que fuera.

Mami y yo001
Como veis, ya de pequeña me costaba no sonreír, rodeada de una familia tan estupenda.

Recuerdo haberle dicho a la tierna edad de cinco añitos que de mayor quería ser artista. Y ella, con esa sonrisa suya que es capaz de iluminar una habitación entera, se encogió de hombros y me dijo: “Vicky, puedes ser lo que quieras, hija”.

Es curioso, pero mi madre siempre me permitió ser yo misma sin riñas ni enfados. ¿Que venía con las rodillas magulladas de trepar muros y caerme de la bicicleta? (siempre fui un poco chicazo en mi juegos infantiles), pues ella me curaba con ternura y amor. ¿Que prefería construir castillos con mi juego de bloques en lugar de vestir muñecas? Pues se sentaba a mi lado y me sugería las piezas que mejor encajarían en la torre del homenaje. ¿Que venía con la bastilla del uniforme rasgada por haber estado corriendo en el patio del colegio? Pues sacaba su cajita de costura y la arreglaba.

Recuerdo incluso haberla observado muchas veces mientras veíamos juntas alguna película. Su expresión soñadora, la forma en que se metía (y se mete) en las historias, su emoción al llegar al final… Su forma de disfrutar como una niña, me hicieron desear tener ese poder de evocar en los demás sentimientos y emociones con mis escritos. Quizás, en el fondo, escribo un poco para ella…

¿Y qué más puedo decir de ella? Pues que ha sido y es todo lo que se espera de una madre y mucho más: confidente, compañera, amiga, enfermera, profesora, hacedora casi de milagros.

La familia Vázquez, casi al completo.
La familia Vázquez, casi al completo.

Y ahora permitidme que os hable de la otra madre que hay en mi familia: mi hermana María del Mar.

De ella os contaré poquito, pero sí que quiero destacar que, como una leona, siempre ha amado por encima de todo a sus dos pequeños cachorrillos, mis sobrinas Laura y Miranda.

Mi hermana, con sus cachorrillas, Miranda y Laura.
Mi hermana, con sus cachorrillas, Miranda y Laura.

Ha tenido mala suerte, es cierto, y sin embargo sigue luchando, día a día, por salir adelante y por no dejar de creer en el amor.

¡Todas las mujeres Vázquez-Cossío juntas!
¡Todas las mujeres Vázquez-Cossío juntas!

Ella ha sido siempre una de mis mejores amigas, una confidente, alguien capaz de sacarme una sonrisa incluso en los peores momentos, la que despertó mi vena gamberrilla y juerguista. Sin duda, la mejor hermana que se puede tener.

¡Ah, y también es una gran artista!

Mi hermana y yo en unos de nuestros momentos gamberros, durante un carnaval.
Mi hermana y yo en unos de nuestros momentos gamberros, durante un carnaval.

Solo me queda desear que todos vosotros hayáis tenido la suerte de contar en vuestras vidas con una madre tan estupenda como la que yo he tenido.

Para todas ellas…

¡Feliz día de la madre!

25 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Elena Ramos. dice:

    El final de Prometo no Olvidarme de Ti se acerca.
    Acabo de subir el Capítulo 39, por si te apetece pasarte. Un besazo, Madrina.😀

    1. Ooooooh, qué bien😉
      Ahora mismo ando escribiendo, pero en cuanto tenga un ratito me paso y te leo🙂

      Besotes!!

      1. Elena Ramos. dice:

        Me alegra saber que estás ocupada. Eso es buena señal.
        Besotes

  2. Elena Ramos. dice:

    Feliz verano, Madrina.

    1. Feliz verano para ti también, que seguro que te lo has ganado😉
      Tengo pendiente una escapada a la tierruca, así que ya te avisaré cuando suba🙂

      Besotes!

      1. Elena Ramos. dice:

        La verdad es que sí, un descanso no viene nada mal.
        ¡Qué ganitas de volver a verte!
        Un besazo.😀

  3. Elena Casal dice:

    Hola, madrina. Siento pasarme por tu rinconcito a estas horas, pero quería comentarte que acabo de publicar una entrada en mi blog. La he escrito en los cambios de clase y me gustaría tener tu opinión al respecto. No tiene nada que ver con lo que suelo escribir, pero no pierdo nada por probar con otras cosas. Un besote

    1. Hola, preciosa
      Perdona la demora, pero llevo una semana la mar de loca de trabajo, entregas de proyectos, reuniones… ¡Puf! ¡Y lo que me queda! En cuanto tenga un ratito te visito y te leo, que no quiero hacerlo con prisas.🙂

      Besote!!

      1. Elena Casal dice:

        No pasa nada, dicen que todo llega en su momento.
        Me alegro de que estés tan “ajetreada”.
        Ya sabes que mi rinconcito está para cuando quieras, y puedas.
        Un besote, Madrina

      2. Ten por seguro que me pasaré en breve🙂

        Besotes, guapa!!

  4. teresa dice:

    Hola victoria: que guapa es tu madre (por lo menos en las fotos) ya sabemos a quien has salido jajjaja
    un beso

    1. Muchas gracias, Teresa.
      Sí, mi madre siempre ha sido una mujer bella en su aspecto exterior, pero también en su interior. Me enorgullece que pienses que me parezco a ella🙂

      Un besote

      1. teresa dice:

        Gracias victoria, lo de que te pareces a tu madre no solo lo digo yo también lo dicen dos amigas mías que entraron en el bloc.
        Sigue así, escribiendo geniales libros haber si te dan algún premio de literatura infantil, porque esta escribiendo algún libro de niños ¿no?
        Bueno aun así, te tendrian que dar los premios a la mejor escritora del mundo
        MUCHOS BESITOOOOSSSSS

      2. Jajaja, pues muchas gracias por los piropos.
        No estoy escribiendo un libro infantil, no… ¡Estoy escribiendo una colección de libros infantiles! Y cuando acabe con estos seis libros, empezaré otra compuesta también por otros seis volúmenes más… Y más cositas que os iré contando.
        Por supuesto, en cuanto estén publicados (a primeros del año que viene, si todo va bien), subiré al cole a enseñároslos🙂

        Un besote gordo, gordote para ti y tus amigas😉

      3. teresa dice:

        Gracias Victoria, haber si como dices va todo bien.

        MUCHOS BESITOOOOOOOOOOSSSS

  5. Mar dice:

    Hermanita, me has hecho recordar lo divertida que fue nuestra infancia bueno mas bien tu infancia y mi adolescencia, aunque nos llevamos tanta diferencia de edad, sigo recordando aquellas tardes de sábado de chuches y pelis, rosquillas quemadas, churros saltando de la sartén a mil y un rincones de la cocina, las risas que nos tirábamos en el cuarto y mami nos abroncaba porque eran las 12 y seguíamos de cháchara . Las pelis de terror ( yo adolescente muerta de miedo y tu bien cría partiéndote de la risa porque a mi me daba miedo ir sola al cuarto). Que tiempos………….Te quiero hermanita, y doy mil gracias a mis padres por haberte traído a nuestras vidas. A mi me cambió la vida, siempre quise tener más hermanos y tu llegada fué toda una fiesta y no te digo más la llegada del calvete, jajajaja.
    Os quiero un montón, me siento muy afortunada por tener la familia que tengo.

    1. Jajajaja, sí, la verdad es que éramos dos locas estupendas. Parece mentira que con tantos años de diferencias nos lleváramos tan bien… ¿Y qué decir de Vikoturo “bola de billar” Vázquez? ¡Vaya trío somos!

      Debemos sentirnos todos muy afortunados por tener la familia que tenemos. Al fina, cuando pasa la tormenta, la familia es lo que queda. Y la nuestra es excepcional😉

      Besotes, hermanita🙂

  6. Manolo dice:

    MI PEQUEÑA PRINCESITA: NUNCA CREI QUE TUS SENTIMIENTOS HACIA MI FUERAN TAN INTENSOS. EN ESTOS MOMENTOS ESTOY MUY EMOCIONADA LEYENDO Y VISIONANDO ESTAS FOTOS, MARAVILLOSAS, FOTOS QUE ME RETROATRAEN HACIA UNOS MOMENTOS DE MI JUVENTUD, TAN FELICES…¡¡ QUE RECUERDOS MAS MARAVILLOSOS!!. SOY MUY FELIZ PORQUE VEO QUE MI AMOR Y TERNURA POR VOSOTROS TIENE SU PREMIO. OS HE QUERIDO MUCHO Y OS QUIERO CON TODO MI CORAZON, SOIS EL MEJOR REGALO QUE PODIA ESPERAR Y MI MAYOR ALEGRIA, ESPERO RECIBIR MUCHOS ” DIAS DE LA MADRE” TAN HERMOSOS COMO HOY. MUCHOS BESOS TESORO Y MUCHAS GRACIAS.
    RECIBE LO MEJOR DE ESTA TU MAMI QUE TANTO TE QUIERE.

    1. Ay, mi mamuchi, que ahora la emocionada soy yo. Es normal que no fueras consciente de la profundidad de nuestros sentimientos (te aseguro que Vikoturu y Tati comparten mi opinión), porque tú eres así de humilde. Pero dime, ¿en qué extraño universo no podríamos querer y admirar tanto a los padres tan maravillosos que nos han tocado? ¿Creías acaso que sin tu apoyo, tu ilusión, tu generosidad y tu dulzura podríamos haber llegado tan lejos? ¿Y qué hay de nuestras sesiones de costuras, de nuestras merendolas con bizcocho y chocolate caseros, de las sesiones de cine, de aquellas veces en las que compartimos una velada en el ballet de Santander, de una peli en el sofá, de los paseos por la bahía de nuestra preciosa ciudad los domingos por las tardes? Papá y tú estais en todos y cada unos de nuestros bellos recuerdos, en los momentos buenos, disfrutando con nosotros, y en los malos, dándonos vuestros consejo y, aún mejor, vuestro consuelo.

      Os queremos muchísimo, los tres, porque es, simplemente, lo que dos personas tan excepcionales como vosotros os merecéis.

      Todo nuestro amor para vosotros, hoy y siempre🙂 ♡♡♡

  7. Elena Casal dice:

    La entrada que has publicado hoy es preciosa.
    Dicen que la madre es uno de los dos amores de toda persona, y solo he de decir que estoy totalmente de acuerdo con esa frase.
    Estoy convencida de que, para las dos, eres de lo mejor que ha pasado por su vida.
    Un besazo, Madrina

    1. No sé si yo seré de lo mejor de sus vidas, lo que sí que puedo asegurar es que ellas dos, igual que el resto de mi familia, sí que son lo mejor que me podría pasar🙂

      Me alegro de que te haya gustado la entrada
      Besote, “ahijada”😉

      1. Elena Casal dice:

        Si te soy sincera, creo que la familia es lo único que permanece ahí cuando hay algo que no va del todo bien.
        Tú ya sabes que tu manera de escribir me tiene totalmente enamorada.😉
        Besotes

      2. Totalmente de acuerdo, las buenas familias son aquellas que están donde y cuando se les necesita🙂

        Me alegra mucho saber que mis palabras escritas tienen ese poder de seducción😉

        Besote!

  8. Qué bonita entrada la que has hecho hoy! El mejor regalo para tus dos madres. Felicidades a las dos! Y a ti por tenerlas! Y que tengas un buen día!
    Besotes!!!

    1. Muchas gracias, Margari
      La verdad es que tengo la suerte de estar rodeada de mujeres maravillosas de las que aún tengo mucho que aprender.

      Un besote y feliz Día de la madre para ti también, espero que lo disfrutes con tu peque…😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s