Un padre muy especial

Dicen que las niñas tenemos una relación especial con nuestro padre y los niños con la madre. Y quizás es verdad, pero es que cuando se tiene la suerte de contar con un padre como el mío, está plenamente justificado.

Mi padre, Manuel (Manolo para sus allegados) es un hombre más bien alto, muy esbelto, de porte elegante y mirada firme. En sus años mozos fue ciclista, y siempre me sorprenden sus relatos de cómo aquel joven de la posguerra española, mal alimentado y extremadamente delgado, podía enfrentarse con una pesada bicicleta a nuestros puertos de montaña. Y es que lo que no da la tecnología lo gana la voluntad.

Y voluntad, precisamente, nunca le ha faltado.

Hay muchas cosas que he aprendido de él a lo largo de mi vida: a ser fuerte, firme en mis convicciones y flexible en mis errores. A querer y proteger a los míos por encima de todo, a perseguir mis metas con esfuerzo y perseverancia, a enfrentarme a todas las dificultades y a mantener la creencia de que no hay nada a lo que no pueda enfrentarme, por duro y difícil que parezca.

Atesoro grandes recuerdos de mi infancia en el hogar familiar.

Recuerdo con especial cariño los cuentos narrados por la noche, a menudo improvisados, en los que mi padre ponía todas las voces de los personajes, como en un teatrillo.

Recuerdo correr a la puerta de casa a las 15:30 de la tarde de cada sábado, hora en la que él llegaba del trabajo, y acurrucarme después de comer con él para ver mis dibujos animados de la sobremesa (Ruy el pequeño cid, Don Quijote de la Mancha, los Mosqueperros…)

Recuerdo la alegría que sentía al verle esperándome, de pie en el patio del cole, ya que eso significaba que esa tarde tocaba excursión a la biblioteca para rescatar dos libros, merendar posiblemente un pastel y regresar a casa con mis adquisiciones literarias y una bolsita de cuarto de kilo de avellanas que compartía con mi madre y mis hermanos.

Recuerdo las excursiones de fin de semana, los entrenamientos con bici, los de atletismo corriendo por la playa y mis primeras caídas con los patines de hierro de mi hermana.

Recuerdo las tardes de sábado en el cine, viendo pelis de James Bond, La historia interminable (¡3 veces la vi en el cine!), Los 10 mandamientos…

Mi padre siempre me consideró la chica más linda, más lista y con más talento del mundo, y por eso me exigía siempre más, a dar lo mejor de mí misma, a no conformarme, a intentar lograr un poco más cada vez. “Así se ganan las carreras”, decía. Y por supuesto tenía razón.

De él aprendí el amor a los libros (reparábamos juntos los ejemplares estropeados de la biblioteca), el gusto por las manualidades y el bricolaje y la curiosidad por saber cómo funcionan las cosas (¡Cuántos juguetes abrí para verlos por dentro y cuántas piezas me sobraban al final al intentar volver a cerrarlos!, ¿verdad, papá?).

Él es el 33,3333…% de los motivos por los que hoy soy escritora (de la otra parte responsable os hablaré en mayo, ¿verdad, mami?😉 )

Tengo la maravillosa suerte de tenerle aún a mi lado, aunque vivamos en ciudades diferentes, de poder disfrutar de su compañía, de sus consejos y de sus risas, espero que por mucho tiempo aún.

Por todo esto y por los recuerdos y aprendizajes que aún atesoraremos juntos,

¡Feliz día, papá!

Licencia de la Federación Regional de Ciclismo de Cantabria, 1962
Licencia de la Federación Cántabra de Ciclismo de mi padre, allá por el año 1962… Mi padre tenía 22 añitos.
Papa y yo
Con dos o tres añitos, yo corría cada sábado por la tarde a recibir a mi papi con un beso a su llegada del trabajo en Standard Eléctrica (hoy Alcatel).

16 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Elena Casal dice:

    Hola madrina, me paso por aquí para comentarte que acabo de publicar el primer capítulo de la primera novela que empecé a escribir. Aquí te dejo el enlace por si te apetece pasarte.
    http://diariodeunaadolescentesolitaria.wordpress.com/2013/04/02/caprichos-y-secretos-de-la-infancia-capitulo-1/
    Un beso

    1. Estupendo, Elena. Saco un ratito y te visito🙂

  2. Manolo dice:

    Me siento el más afortunado de los padres por tenerte ati y tus dos maravillosos hermanos, para nosotros habeis sido muy fáciles, inteligentes,cariñosos, comprensivos… ¿que padres no se equivocan?, sin embargo siempre nos habeis aceptado y nunca reprochado.
    Soy infinitamente feliz porque cuando comienza la gran empresa que es formar una familia tuve la suerte de encontrar esta compañera y esposa con la que comparto toda una vida llena de felicidad, nada menos que 50 años juntos y cada día que pasa más unidos y más amados. Este es el eslabón pricipal.
    Gracias cariño por hacerme complice de tus hermosos recuerdos.
    Hoy me siento mucho más feliz.
    Besoooooooooooooos.

    1. Y esa es la razón por la que la familia se mantiene tan unida y por la que todos nos queremos y ayudamos tanto… Con un ejemplo como el que nos habéis dado mamá y tú, no podía ser de otra manera. Cada día hemos sido testigos de ese ejemplo de amor, compañerismo y generosidad. ¿Cómo habríamos de reprochar cualquier equivocación, tan diminuta y hecha desde el amor? Nadie es perfecto, papá, y nosotros tampoco. Y sois vosotros quienes nos habéis enseñado a perdonar, a comprender y a tolerar, nuevamente desde el ejemplo.

      Os queremos muchísimo y nos alegramos de compartir esos maravillosos recuerdos que todos atesoramos😉
      Un besote enorme y todo mi amor para mamá y para ti🙂

  3. Me parece precioso que le hayas dedicado esto a tu padre (al que por cierto conozco y es encantador). Cuántas veces omitimos este tipo de gestos por comodidad, o por desidia. Y son tan importantes…
    Te felicito por tu iniciativa, ahora que aún lo tienes y que él puede disfrutar de tu cariño.
    A mí me ha evocado automáticamente el recuerdo del mío, mi querido padre…y solo escribiendo estas líneas estoy llorando…porque ya no le tengo. Le quise y le quiero con toda mi alma, le demostré mucho cariño, es cierto, pero siento que desaproveché muchos momentos y ocasiones para hacerle más feliz; aunque nunca le hubiera dado todo lo que se merecía porque era maravilloso. Siempre estará en mi corazón.
    Disfrutad los que aún lo tenéis.

    1. Si algo me ha enseñado la vida a través de la pérdida es que no debemos dejar pasar la oportunidad de decir un te quiero, de dedicarle un ratito a las personas a las que amamos, aunque a veces nos cueste. Aún así, es verdad que ante la pérdida siempre nos queda la sensación de que deberíamos haber dicho más veces “te quiero”, deberíamos haber abrazado y besado más, haber compartido más cosas… Sin embargo, el hecho de que ahora, al evocar su recuerdo, derrames lágrimas, muestra la profundidad de tu cariño. Y, sin duda, él siempre supo lo mucho que le querías🙂

      Como dijo Alejandro Dumas (1802-1870): “Los amigos que perdemos no reposan en la tierra, están sepultados en nuestro corazón”.

  4. Mar Vázquez ( la orgullosa y hermanísima de la escritora novata) dice:

    Yo me dí cuenta del padre que tenía cuando me separé, que fué cuando más lo necesité a mi lado, cuando me acompañaba al juzgado, al cole de Miri y Laury, en esos tiempos tan duros me dí cuenta del tamaño de su corazón.
    Gracias papi por estar ahí.
    Sin olvidar también a mi madre y a mis hermanos que son lo mejor de lo mejor.
    OS QUIERO !!!!!!

    1. Nuestros padres siempre han sido así, generosos y luchadores. Siempre están ahí cuando los necesitamos, y ese es el ejemplo que hemos aprendido. Por eso ahora los hermanos estamos tan unidos y nos queremos y ayudamos los unos a los otros🙂

      Nosotros también te queremos un montón, hermanita🙂

  5. ¡Cuánto le debemos a nuestros padres! Preciosa entrada la que has dedicado a tu padre! Muchísimas felicidades para él, aunque llego un poquito tarde para hacerlo, pero más vale tarde que nunca. Envidio tu capacidad para poder plasmar tan bien tus sentimientos, qeu se nota en cada palabra tu amor y admiración por tu padre.
    Y me parece que si no somos de la misma quinta, casi, casi… Que veíamos los mismos dibus!
    Besotes!!!

    1. Muchas gracias🙂
      La verdad es que es una suerte, porque por desgracia no podemos elegirlos, tener unos padres como los míos, Margari. Cuánto aprendemos de ellos sin darnos cuenta, a través de su ejemplo.
      Posiblemente seamos de la misma generación, una generación estupenda que tuvo la suerte de disfrutar de una educación más completa y de un cine y una televisión con mejores valores que los actuales.

      Besote y gracias por pasarte por aquí🙂

  6. Felices todos aquellos que como nosotras nos sentimos henchidas de orgullo y sabemos apreciara la indescriptible suerte de haber tenido unos padres extraordinarios que nos han dado lo mejor de sí mismos. Feliz día a todos los padres y felicidades a todos los hijos que tenemos la suerte de disfrutar cada día de su presencia querida que siempre y de incontables maneras forma parte de nosotros.
    Vicky tu padre seguro que está tan orgulloso de ti como tu de él.
    Tus palabras destilan cariño y producen una ternura contagiosa, a través de ellas disfrutamos de tus vivencias y de las nuestras
    ¡¡Feliz día del padre!!

    1. Es verdad, Maica, es una grandísima suerte tener personas especiales en nuestra vida. Nuestros padres nos enseñan las cosas más importantes de la vida, entre otras, a amar sinceramente.

      Un besote🙂

  7. Elena Casal dice:

    La verdad es que yo también tengo una gran cantidad de anécdotas para contar de mi padre…
    Y eso de que las niñas nos llevamos mejor con los padres, y los niños con las madres, es cierto. En mi caso también se cumple. Reconozco que yo tengo mucha confianza con ambos, pero mi padre es el que, en ocasiones, me consiente más cosas. (Solo en ocasiones, que quede claro).
    Yo ya le he dado mi regalito -un libro, que nunca está de más-.
    Bueno, madrina, aunque hoy es el Día del Padre, todos los días son válidos para mostrarles lo mucho que nos importan.
    Un besazo enorme

    1. Es verdad, Elena, yo también he sido muy consentida siempre por mi padre, y por mi madre, y por mi abuelo, y por mi hermana y… bueno, que soy una niña muy mimada😄
      Yo no dejo escapar la ocasión para demostrarles lo muchísimo que les quiero a todos… somos una familia unida como una piña y aunque estemos en diferentes ciudades, no faltan las conversaciones (larguísimas) por teléfono, los mensajes (larguísimos) en las redes… todo medio es bueno y válido para decir “te quiero”😉

      Besotes!

      1. Elena Casal dice:

        La verdad es que mi padre me consiente bastante, mi madre es más… dura, por así decirlo. Pero bueno, la verdad es que yo tampoco me puedo quejar de los padres que me han tocado. Para mí, los mejores del mundo. Sé que todo lo que hacen es por mi bien🙂
        Yo muestro mi cariño con la mirada. Me cuesta más expresarlo con palabra.
        Besotes!:)

      2. Yo lo demuestro con actos (estar ahí siempre que se necesite) y con gestos: sonrisas, caricias, besos, abrazos o simplemente poner la mano en el hombro en los momentos necesarios. No hace falta más, ¿no crees?
        Las madres suelen ser más duras, pero reconozco que siempre fui una niña capaz de ablandar a las piedras… Es lo que yo llamo el “encanto tóxico”😄. Pocos pueden enfadarse conmigo…😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s