Orgullo español

A menudo me quejo de ciertos rasgos del carácter español, lo reconozco. Reconozco que me molesta mucho lo ruidosos que resultamos en ciertas ocasiones, como por ejemplo cuando subo al autobús y me tocan cerca dos señoras mayores que comparten su conversación con todos nosotros, aunque no queramos. Me molestan los y las adolescentes que se suben al metro con esa música terrible saliendo de sus móviles de última generación que tenemos que soportar estoicamente, nos guste o no. Me molesta mucho los ruidosos que son la mayoría de los restaurantes en los que acabas hablando a gritos para hacerte entender por el camarero.

Lo reconozco.

Me molesta mucho.

Pero hay otras veces en que me sorprenden las muestras de generosidad, de compañerismo y de alegría con que se prodiga el español típico.

Ayer sábado se celebró el partido entre España y Francia. No soy futbolera, la verdad, pero era un partido importante, así que mi chico y yo nos compramos unas cuantas bolsas de chucherías, una botella de Coca-Cola y nos dispusimos a ver el partido.

Y estábamos disfrutándolo de veras cuando, de pronto, se apagaron todas las luces. Me quedé atónita. ¿Se me habían caído los plomos? Esquivando muebles y gatos sorprendidos, me acerqué al cuadro eléctrico. Los automáticos estaban bien. En la calle tampoco se veía luz.

—¡El del segundo, quita el aire! —gritó una vecina desde el balcón. Suspiré. A eso me refería con las cosas que me molestan. ¿Cómo iba a ser responsable el del segundo de que el edificio se hubiera quedado a oscuras?

Mi chico estaba a punto de que le diera un ictus. Faltaba un cuarto de hora para que acabara el partido y se había ido la luz… no solo en mi edificio, ¡sino en todo el barrio!

Encendimos unas cuantas velas, porque la verdad es que ya era de noche y no se veía nada.

—¡Llama a tus padres! ¡Que nos cuenten qué pasa! ¡Una radio! ¡Por Dios! ¿Es que no tenemos radio?

Gritaba mi chico, alterado. Recordé entonces que mi móvil tenía radio. La conecté.

«Conecte unos auriculares que sirvan como antena», parpadeó en la pantalla de mi smartphone. ¿Ein? ¿Necesitaba unos auriculares especiales? ¿O es que valía cualquiera?

Encendí una linterna y busqué por el salón.

El tiempo corría y no teníamos ni idea de qué estaba pasando. Y desde luego, no tenía pinta de que la luz fuera a volver a tiempo.

De pronto, escuché una voz en la calle. Abrí la puerta de la terraza y saqué tímidamente la cabeza. No me lo podía creer. Allí estábamos todos, asomados, mientras un vecino del edificio de enfrente, radio en mano, nos transmitía a voz en cuello lo que ocurría en el lejano campo de fútbol de Ucrania. Y así, apoyados en la barandilla de nuestros balcones, bajo una noche estrellada y calurosa, en silencio reverente, escuchamos en el barrio el segundo gol marcado a Francia, que celebramos haciendo todo el ruido posible. Porque sí, somos españoles: apasionados, ruidosos, alegres, leales y generosos. ¿O acaso os imagináis que algo así podría ocurrir en un país que no fuera el nuestro?

Por cierto, esta victoria transmitida de esta forma, tiene un significado especial en mi ciudad, Móstoles. Por si no lo sabíais, en el bando de la ciudad del 2 de mayo de 1808, el alcalde decía así: “La patria está en peligro. Madrid perece víctima de la perfidia francesa. Españoles, acudid a salvarla”. Ahí es nada, Móstoles solita se proponía liberar a España entera del yugo napoleónico.

Y no solo eso.

Es que se nos olvidó firmar la paz con Francia hasta… ¡1985!

Así somos los españoles y… bueno, creo que este es un aspecto de nuestro carácter que sí que me gusta.

¿Cómo vivisteis vosotros el partido?

18 Comentarios Agrega el tuyo

  1. sorbil dice:

    Dios, me ha ENCANTADO tu suceso futbolero xD a veces las mejores historias son las reales🙂

    ¡yo lo viví en el cine!jaja

    ¡Un besote!

    1. Jajaja, sí, a mí me pasa cada cosa… menos mal que esta vez he podido ver esos maravillosos penalties sin que se nos fuera la luz.

      En el cine tiene que ser toda una experiencia😉

      Besotes!

  2. Espero que hoy no te pase lo mismo con la luz!!! Los españoles somos así… damos una de cal y otra de arena, Estoy de acuerdo contigo con lo de los adolescentes en el bus… No puedo con ellos.
    Que pasó al final con la luz? A que se debió ese corte?

    1. Jajaja, eso espero, eso espero, aunque la incertidumbre le da aún más interés al asunto… No sé a qué se debería el apagón, pero duró más de una hora y tuvieron que venir los de la compañía de la luz con una furgoneta al barrio, así que supongo que fue algún generador o algo, ni idea.

      La mejor terapia contra los adolescentes musicalmente generosos es “autistearte” con tu propia música y un buen libro. Al menos es lo que yo hago😉

      Un besazo, Soraya🙂

  3. Me ha encantado tu relato y he disfrutado viviendo el momento mágico donde por fin y de alguna manera todos somos y estamos orgullosos de ser españoles, algo, que parece ser, sólo consigue el fútbol. Por una vez estallamos de gozo al unísono unidos por un sentimiento común
    Besos

    1. Gracias, Maica
      Sí, la verdad es que fue un momento muy intenso… hasta me hizo tener la esperanza de que quizás no esté muy lejos el día en el que los españoles volvamos a unirnos, esta vez para hacer valer nuestros derechos. Quién sabe…😉

  4. Narayani dice:

    Jajajaja, qué buena historia Vicky!! Muy solidario ese vecino que se dejó la voz los últimos 15 minutos de partido. Seguro que escucharle el gol de penalty fue emocionante…

    Besos!!

    1. Jajaja, sí, fue toda una experiencia, una manera diferente de ver un partido. Al escuchar el gol el barrio entero estalló en vítores desde los balcones… fue muy emocionante.

      1. Mar Vázquez dice:

        Me ha encantado tu relato, muy divertido.

      2. Me alegro, hermanita, artistaza… pero no resultó tan divertido cuando se fue la luz… si vieras qué cara se nos quedó… menos mal que todo acabó bien🙂

  5. Margari dice:

    Tampoco soy futbolera pero partidos así es imposible perdérselos. Y dejarte llevar por la emoción. ¡ Y gritar los goles!
    Y mala suerte lo de la luz. Pero desde luego tuvo un desenlace muy bonito. Tuvo que ser una experiencia muy bonita todos ahí en la ventana escuchando el partido gracias a un vecino. Y quizás un vecino que ya no hablarás con él hasta… Curioso como cosas como éstas unen a la gente.
    Besotes!!!

    1. Jajaja, yo a ese vecino es que no le había visto en el tiempo que llevo viviendo en el barrio, y probablemente no vuelva a verle, ya que vive en el edificio de enfrente. Ya ves, un chico bastante joven que no sé cuánto tiempo hará que vive aquí, y sin embargo, se lanza a retransmitirnos el partido porque sí, porque él tenía radio y los demás estábamos desesperados… fue realmente generoso. Y muy emocionante.

  6. Elena94:) dice:

    Yo la verdad es que no le vi, había quedado con dos amigas para ir a cenar y a disfrutar de la hoguera de San Juan en el “Sardi” y he de reconocer que, cuando marcamos el primer gol, se escuchó claramente en la zona del antiguo Sole Mio.
    Y ya con el segundo, comiendo tranquilamente unos bocadillos del Pans & Company, la alegría y euforia era más que evidente: coches pitando, gente cantando “Yo soy español”… y gritando “Vamos España”.
    Una manera diferente de enterarse de cómo va el partido sin querer enterarse de él.

    1. Jajaja, es que está claro que es imposible no enterarse, con el ruido que hacen los hinchas… Jo, el Sardi… ays, qué ganas de subirme, madre mía… T.T

      1. Elena94:) dice:

        ¿Cuando subes? Que conste que estaré aquí todo el verano, así que no tengo problemas de que, cuando vengas, no podamos vernos.
        Un beso

      2. Subiré en julio, aunque los días aún no los tengo decididos. En cuanto tenga fechas fijas te cuento😉

  7. Carolina dice:

    Solo me queda decir que ya sé porque los dominicanos somos bullosos y escandalosos, creo que es herencia de España… jajjaaj. Aquí todo el mundo escuchó el partido como si fuéramos españoles, y la mayoría íbamos a España, los twiteros se hicieron sentir con cada gol. Creo que al final la tuya, fue una forma bien divertida de ver el partido.

    1. ¿Sí? ¿Lo seguisteis? Qué bien, qué ilusión me hace. Lo mío en mi barrio fue como una vuelta al pasado, a esa época en la que solo unos afortunados tenían TV o incluso antes, cuando las noticias y los eventos se seguían en torno a un “transistor” y en grupo… desde luego, fue original y emotivo.

      ¡Besotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s