El hilo de Sofía – Presentación

Por fin llegó el día de la presentación de la antología de cuentos El hilo de Sofía.

Como sabéis, yo participaba con el cuento El cáliz de sangre, que muchos pudisteis leer en este blog.

La presentación era a las 19:00 en la calle de la Paz 4. Acompañada por nuestro fotógrafo, Demian Ortiz y por el corrector de la antología, Julio Bermejo, mi chico, nos dirigimos desde Sol hacia el edificio que alberga la sede de la Casa de Castilla-La Mancha.

Yo no soy madrileña y además, tampoco conozco muy bien el centro, ya que no es la zona por la que habitualmente deambulo. Para colmo, nunca he sido capaz de recordar los nombres de las calles, así que encendí la aplicación Maps en mi móvil y, cual diminuta Ponce de León en busca de la Fuente de la Eterna Juventud, me lancé a guiar a mis dos acompañantes. La aplicación funcionaba bien, pero por desgracia la calle estaba cortada por todas sus entradas debido a un incendio producido en el Teatro Albéniz. El caso es que el GPS me indicaba el epicentro exacto del cordón policial. Y por más vueltas que dimos, no encontramos otra forma de acceder… más que atravesándolo. El policía que controlaba la zona nos debió de ver tan decididos que se encaminó hacia nosotros.

—Disculpen, no pueden pasar.

—Verá, agente, estamos buscando el número 4 de esta calle…

El policía, un chico joven, se nos quedó mirando.

—¿Van a una presentación literaria?

Me dejó estupefacta, claro.

—Pues sí… Venimos a presentar un libro.

El agente levantó la cinta.

—Es en el portal que tienen enfrente, en la primera planta.

La verdad es que la situación fue chocante y no pude más que preguntarme a cuántas personas había tenido que informar antes, claro.

Llegamos a la sede de Castilla-La Mancha y dentro, a pesar de que faltaba casi media hora para que el evento diera comienzo, ya estaban mi editor, Ulises Hocking y algunos asistentes, que hojeaban el libro. En una pequeña mesilla se encontraban apilados los volúmenes de las dos ediciones: la antología en español y en búlgaro.

No pasó demasiado tiempo antes de que llegaran, poco a poco, todos mis invitados: mis compañeros infografistas, Rael y Joe, con su parejas, siempre sonrientes, mis querídísimas “niñas”, Rebeca, la pelirroja espectacular de Recursos Humanos, Marta, mi adorable y dulcísima compañera canaria. Mi hermano Víctor, que no podía faltar, ahora que vive en Madrid, mi leal y friki compañero David y Elisa, una formadora estupenda con la que he tenido el placer de colaborar a lo largo del pasado año. También llegó mi compañero Guillermo, siempre elegantísimo, y un poquito más tarde Olga, una pintora de grandísimo talento, por desgracia muy desaprovechado, además de una estupenda compañera de desventuras “oficineriles”.

Tuve también el placer de conocer a Maica, que forma parte de mi familia política y que además pertenece al grupo literario Noveles y Soñadores, en Facebook. Con ella vinieron su hija, Irene y su pareja, Willie, encantadores los dos. Y por supuesto, también acudió mi fantástica madre política (es que eso de suegra siempre me ha sonado muy mal, y ella se merece mucha más consideración), Montse.

El tiempo se nos echó encima y tuvimos que retrasar la presentación, ya que José Cabrera y Carmen Baena aún no habían aparecido y debíamos esperarles.

Para hacer algo de tiempo, nuestro fotógrafo decidió hacer alguna instantánea de los autores, un fotocol improvisado, para usar en la promoción del libro.

Finalmente, comenzó el evento. En la mesa se sentaron J.D.Álvarez, nuestro editor, Emilio Porta, José Cabrera y Rocío Tizón. Hablaron de proyectos, de redes sociales, de literatura y de por qué eligieron escribir los cuentos que figuran en la antología. Luego, nos dieron paso a los autores que quisimos hablar.

No quiero tampoco extenderme demasiado, ya que hay un vídeo donde aparece absolutamente íntegra la presentación, así que solo diré que fue un placer participar en un noche tan emocionante, que resultó gratificante y maravilloso reunirme con mis compañeros de letras, Ulises Hocking, Hugo Stuven, J. Álvarez, mi estupendo editor y mi adorada Carmen Baena, así como conocer caras nuevas y, desde luego, que fue un sueño poder hablar delante de tanta gente especial para mí que estuvo allí brindándome su apoyo y cariño.

Podéis ver el vídeo aquí:

Yo aparezco en el minuto 40, así que aguantad un poquito… vale la pena.

El grupo, aunque no al completo. Gracias, Rebeca, por la foto.

¡Gracias a todos por acudir a la cita!

___________

Premios 20Blogs

___________

Licencia Creative Commons
diariodeunaescritoranovata.wordpress.com por A. Victoria Vázquez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en diariodeunaescritoranovata.wordpress.com.

17 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Elena94:) dice:

    Ya está subido el Capítulo 18. Pásate cuando quieras. Un besazo

    1. Pues ya está. Visitada. Te he dejado un comentario.
      ¡Ánimo con tu historia, Elena!

      Un besote gordo

  2. Es cierto que la noche comenzó con el mismo halo de misterio que envuelve al Hilo de Sofía, creo que todos pasamos por similar situación, en mi caso, cuando buscábamos Pedro y yo el nº 4 de la calle de La Paz, al encontrar la zona acordonada me nació una cierta inquietud, ¿se habría cancelado el encuentro por algún motivo desconocido?. Nos acercamos a preguntar al policía mas cercano, que nos miraba con cara de pocos amigos y que casi sin dejarnos hablar, nos mandó rodear por la calle de atrás. Eso hicimos y llegamos de nuevo a la calle de la Paz, esta vez en sentido contrario, cuando comenzamos a bajar hacia la Puerta del Sol, comprobamos inquietos que nuestros pasos nos llevaban otra vez hasta el cordón policial, y para mas inri, el nº 4 ¡volvía a estar dentro!. Parecía cosa de encantamiento, ¡no teníamos forma de llegar!. Menos mal que esta vez cuando dijimos que íbamos a una presentación literaria, a otro policía mucho mas amigable, también casi sin dejarnos terminar, nos indicó cómo llegar. Y así aterrizamos ¡por fin!, espectantes e ilusionados. No nos importó esperar, aprovechamos para charlar con Montse, a Irene y Willy les dió tiempo para llegar y poder así disfrutar tanto como nosotros de la presentación, amena y entretenida. Cuando te evocaste Vicky, como contadora de cuentos,me trasladé contigo a tu infancia, desde allí viene tu fantástica imaginación, tu amor por la literatura y el entusiasmo con el que acometes, el para mi, oficio mas bonito del mundo. ¡¡felicidades por tus logros!!.

    1. Muchas gracias, Maica.
      La verdad es que, como siempre comento en mis presentaciones, aprendí a leer antes de los 3 años. No sabía hablar, pero ya sabía leer, ¿te lo imaginas? La culpa, como siempre, la tuvieron mis padres: me contaban cuentos todas las noches y sus premios por buen comportamiento eran libros, así que a los 6 años tenía ya todas las estanterías del salón ocupadas. Y tuvieron la maravillosa idea de apuntarme en la biblioteca infantil de Santander. Y desataron el monstruo devorador de libros que llevo dentro.
      A partir de entonces, mi padre y yo teníamos una cita semanal con la biblioteca. Siempre me llevaba dos libros, uno era poco para tantos días. Esa tarde además había premio doble: un pastel para merendar y una bolsita de avellanas para compartir con mi madre.
      Durante seis no falté a mi cita. Dos libros semanales son muchos libros, así que a los doce años me había leído la biblioteca entera. Y tuve que pedir un permiso especial para acceder a la biblioteca de mayores, ya que aún no tenía la edad permitida.
      Tampoco sabía escribir cuando empecé a escribir mis propios cuentos. Inventé un abecedario propio para poder expresarme. Mi abuelo, escritor frustrado, atesoraba mis garabatos y me decía: “Algún día, cuando seas mayor, te convertirás en una gran escritora”.
      Aún en sus últimos días me lo recordaba: “Escribe, Vicky, escribe, hija, que eso es lo tuyo.”
      Qué razón tenía.
      Tuve que quedarme en el paro para darme cuenta de lo que él había visto desde siempre. Escribí White Creek Manor en tres meses, una entrada al día, sin detenerme. Cuando la acabé fui a la editorial. Era el último viernes de julio de 2010, y en septiembre recibí la carta en la que se me anunciaba que sería publicada.
      Escribí El cáliz de sangre en el autobús, en mis viajes de ida a la oficina, a las siete de cada mañana, sentada tras el conductor, con los pies apoyados en el borde de la ventana para sostener la Ipad con las rodillas. Esos eran los momentos más felices del día, la verdad, porque estaba haciendo lo que de verdad amo: escribir.
      Y es que cuando haces lo que realmente quieres… ¿qué puede salir mal?
      Y no solo eso, mi aventura como escritora me está permitiendo conocer y relacionarme con gente absolutamente maravillosa, como tú, como mi fotógrafo Demian, como mis compañeros de editorial y los miembros del grupo Noveles y Soñadores. ¿Qué más puedo pedir?😉

      Besotes, Maica

      1. Carolina dice:

        Esto ha estado tan hermoso como tu entrada… Que dicha poder hacer lo que a uno le gusta. Siempre he soñado con escribir, pero creo que llegue un poco tarde. Pero la alegria de ustedes los que lo hacen con tanto amor, es mi alegria. Sigue escribiendo Victoria porque como yo siempre digo: “escribir es vivir”

      2. Nunca es tarde, Carolina, para intentar hacer realidad nuestros sueños. Escribe, no lo dejes, porque se te da muy bien y, cuando te sientas preparada, lánzate a esta maravillosa aventura. Creo que el peor de los fracasos es simplemente no intentarlo, y no pierdes absolutamente nada por dejar que un editor lea tus textos. Y si lo consigues… bueno, ¿qué puedo decirte más que esto es simplemente maravilloso?
        Ánimo y a por todas. ¡Un sueño bien vale el esfuerzo!😉

      3. Bueno, al fin te he encontrado!! Había perdido la ubicación de tu respuesta, la he buscado durante días, ahora ya sé un poco más como funciona esto.

        Es curioso, tenemos en común lo de ser lectoras precoces, yo también devoraba desde muy temprana edad los libros de aventuras de mi padre, una colección mini pulgas, allí abundaban los títulos de Emilio Salgari, Julio Verne, etc. Las novelas de mi madre, más románticas, Cumbres Borrascosas, Mujercitas… la recuerdo siempre leyendo. Y por supuesto los comics de mis hermanos, El Capitán Trueno, el Jabato, El Hombre Enmascarado, Ben Bolt, Flash Gordon. El verano en el que yo cumplí 9 años estuve con mi tía Rosario tres meses en Murcia, el día que descubrí dos maletas debajo de la cama de mi tía llena de libros y tebeos fue el mejor de toda mi estancia con ellas, sentada en el alfeizar de la ventana detrás de la cortina los consumí uno detrás de otro, hasta que para mi desgracia se acabaron. Después tuve la fortuna de que mi hermano Miguel Angel, lector empedernido, en uno de sus traslado dejó en mi casa toda su biblioteca metida en cajas, cientos de libros que yo iba descubriendo maravillada, cada caja era una sorpresa, un nuevo descubrimiento, hasta que ya no hubo ninguna nueva para abrir. Después hice mi propia biblioteca, Poe, Herman Hesse, Ray Bradbury, Lorca, Tagore, Pío Baroja y un etc. muy largo

        Me encanta y sorprende lo de que te inventaras tu propio abecedario para poder escribir, y me quedo maravillada con que tan solo tardaras tres meses en escribir White Creek Manor, me ha fascinado como describes personajes, situaciones, entornos, utilizas la palabra como una paleta de pintor plasmandolas en imágenes a través de las letras. Me conmueve tu riqueza de lenguaje y tu imaginación desbordante. ¡Qué suerte, como tu dices, poder hacer lo que mas amas! Te felicito de todo corazón por ello. Y entiendo el sentimiento, cuando yo escribo entro en un estado especial, de, llamémoslo euforia, es mas fuerte que yo y se apodera de mí. Claro que yo fundamentalmente he escrito poesía y algunos relatos cortos. Tengo mucho que aprender todavía. Por eso admiro profundamente tu trayectoria, eres muy joven y ya tienes tu obra publicada. Y además de admirarte me hace muy feliz, porque sé lo feliz que tu eres en tu desarrollo como escritora.
        ¡¡Enhorabuena!!
        Besos.
        Maica

      4. Muchas gracias, Maica
        Lo de la lectura temprana y la pasión por los libros es algo común en prácticamente todos los escritores vocacionales. Y es que antes de amar la escritura se ama la lectura.Y por supuesto todos tenemos mucho que aprender.
        A mí de pequeña me contaban un cuento todas las noches y crecí rodeada de libros. Mis padres nunca me prohibieron acceder a ninguna lectura, por muy compleja que fuera, pues pensaban que si quería leer una obra era porque estaba preparada para ella y si no, pues abandonaría ese libro para buscar otro.
        Nunca dejé un libro a medias.
        Así que tener la cabeza llena de historias era algo normal para mí y no lograba entender que a los demás no les pasara lo mismo. Cuando leía podía ver una película mental. Podía pausar las imágenes, rebobinar, avanzar, abrir el plano… Y al escribir era lo mismo.Yo creía que todos podíamos hacer esto, y como nunca me costó inventar historias, nunca lo aprecié en lo que realmente valía… hasta hace unos años. Y es que hacer algo sin esfuerzo no quiere decir que lo estés haciendo mal y sin dedicación, sino que a lo mejor ahí reside precisamente tu talento.
        En cuanto a White Creek, es un diario y cada entrada con fecha de 1891 corresponde con el día de 2010 en el que fue subida a mi blog… (18 de abril de 1891 es, en realidad, el 18 de abril de 2010 y así todas). Eso supone una entrada al día. Y es que me lo tomé como un trabajo, ya que en ese momento me encontraba desempleada. Así, me levantaba cada día con el objetivo de escribir la entrada correspondiente. Eso suponía leer las anteriores, revisar la estructura que figuraba en mi cuaderno de notas, investigar los puntos históricos necesarios, escribir unos 5 folios, corregirlos y… subirlos al blog a eso de las 12 de la noche, hora bruja. Si lo piensas no es tan sorprendente, es una cuestión de dedicación total, casi como trabajar en la oficina de 9 a 7.
        En mi mente tenía la película con todos los escenarios: el pantano, la ciudad, la mansión… y también a todos los personajes, con sus atavíos, su forma de hablar y de moverse… Así que al tener que describir simplemente retomaba la “foto” mental, la fijaba y escribía lo que veía. Creo que esa es la clave de la coherencia.
        Me alegro de que te guste el libro y de que disfrutes escribiendo, ya que como bien dices, hacer lo que a uno le gusta es un auténtico placer.

        Un besazo.

  3. Elena94:) dice:

    Ahora mismo no puedo verla, pero cuando tenga tiempo, me la veré. Que ganas tengo ya de comprarme la antología. Bueno, Vicky, un beso muy fuerte.😀

    1. Pues cuando la veas, Elena, nos cuentas qué te parece. Una lástima que no pudieras asistir, te habría podido presentar a mucha gente interesante. Otra vez será.

      Besazos, escritora

      1. Elena94:) dice:

        Es lo que tiene tener clase hasta el día 22 de este mes. Cuando la vea, ya te pongo otro comentario. Besos

  4. Julio Bermejo dice:

    Un verdadero placer el haber podido asistir a la presentación y el llevarme unas cuantas firmas en mi ejemplar… e incluso haber podido firmar yo un par de ejemplares como corrector del libro😛.
    Es fantástico el poder ser partícipe del proceso creativo que supone el nacimiento de un libro y más aún el poder escuchar las sensaciones y elucubraciones de sus “padres”.

    1. Y un placer para nosotros contar con un corrector tan exigente que hace que nuestras obras pasen de buenas a excelentes. Ahora tendrás que escribir una novela para participar como “padre” y no como “padrino”😉

      Besazos gordos, súper-corrector

  5. Muy biena presentación, aunque algo más seria que la de El Faro de lagrimas, aún así bastante interesante. Releeré tu cuento e intentaré hacerme con la antología. Un saludo y espero que os vaya muy bien a todos con este libro

    1. Hola, Soraya
      ¡No me digas que te has visto el vídeo entero!
      Sí, un poquito más seria, a excepción de cuando hablan determinados autores, que saben expresarse de un modo más desenfadado. Ojalá hubieras podido estar allí. Estos eventos son geniales para conocer a gente de nuestro mundillo y ampliar relaciones sociales.
      La antología la puedes encontrar en La Casa del Libro, en la web de la editorial e imagino que en breve también en Amazon.es, entre otras. En cuanto a mi cuento, en el blog está solo El Violinista del Cementerio, aunque en la categoría “Pequeñitos, que no diminutos” puedes leer más cuentos.
      ¡Besotes!

  6. Demian Ortiz dice:

    “Para Demi, mi estupendo compañero de aventuras. Sin duda tú no necesitas un cáliz que te revele la auténtica naturaleza que se esconde tras nuestra fachada. Con todo mi cariño.
    A. Victoria Vázquez”.

    Esa fue la dedicatoria de la escritora A.Victoria Vázquez próxima a las del resto de compañeros que presentaron la antología, en mi ejemplar, el cual guardaré con todo mi cariño. Sin duda, un verdadero placer poder ser tu compañero de aventuras. Ayer, junto al tarro de la felicidad, hoy con la felicidad de poder compartir momentos tan importantes en la carrera de una escritora de los pies a la cabeza. Con la inquietud de enfrentar nuevamente mi objetivo a tu sonrisa, el más absoluto silencio de cualquier encuadre a la novela de tu mirada.

    La noche de la presentación, cuando volvía de regreso a casa, releí por segunda vez tu cuento. Y una vez más, lo volví a encontrar sencillamente delicioso. Enhorabuena Victoria, continua por esta senda, yo mientras esperaré impaciente el comienzo de nuevas aventuras junto a ti, a Julio y al resto de compañeros de Atlantis que ya forman parte de mi familia.

    Gracias Victoria, un beso.

    Un saludo muy especial, tambien para Rael y Joe, Olga, Marta, David, Rebeca y “mi ORga”, os echo de menos gente!

    1. Ay, Demi, que me emocionas, caramba… Sabes que mis dedicatorias son siempre sinceras.
      Para mí es un placer compartir todos estos momentos y llevarte un poquito de ilusión cada vez. Sabes que en estos eventos es cuando de verdad soy yo misma, vibro de emoción y vivo cada instante con la sensación de que ese es, en verdad, mi sitio y no la gris realidad que nos rodea.
      En este año he tenido la suerte de conocer gente estupenda y de redescubrir en mis compañeros las magníficas personas que se esconden tras la monotonía de un trabajo en el que no se os aprecia en lo que en verdad valéis todos.
      Si con estos momentos logro acercaros un poco más esa realidad brillante, esa sensación de estar en el sitio que realmente os corresponde, de rodearos de personas que os aprecian como sois, que valoran lo que hacéis y que están dispuestas a ofreceros la oportunidad que os merecéis… ¡contad conmigo!
      Porque de verdad, Demi, los sueños se pueden hacer realidad si luchas por ellos y sabes rodearte de personas que puedan ayudarte a sacar lo mejor de ti mismo.

      Eres un gran fotógrafo, sí, pero también una persona excepcional.
      Seguiremos teniendo muchas aventuras editoriales juntos, por supuesto que sí. Y prepárate, porque para la presentación de mi segunda novela… ¡tenemos que liarla parda!😉

      Un besazo enorme… artista

      Os recomiendo a todos visitar la web de Demian, mi fotógrafo: Babelestudio.com y que veáis su trabajo también en nuestros perfiles de facebook, porque de verdad que vale la pena trabajar con alguien que valora la excelencia no solo en su trabajo, sino también en sus relaciones personales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s