¡Qué gran cumpleaños! (I)

Los que me conocen ya saben, porque aviso con tiempo y lo repito lo suficiente para que no se les olvide, que el dos de octubre es mi cumpleaños. ¿Que cuántos me caen este año? Chssss! ¡Eso no se le pregunta a una chica! Prefiero que cada uno piense lo que quiera. Los años son para mi cuerpo, mi esencia sigue siendo la misma…

Cada año pasa un poco lo mismo, y es que me muevo en diferentes grupos de gente (compañeros de trabajo, amigos, familia, compañeros de letras…) que no suelen juntarse para celebrarlo conmigo, por lo que habitualmente paso entre cuatro y siete días de celebración. Y esta vez, para no variar, ha sido lo mismo.

Mi fiesta comenzó ya el jueves 30. No era una celebración de cumpleaños como tal, sino que nos reuníamos unos compañeros de editorial, a los que ya considero amigos, para comer juntos y acudir después a la presentación de la primera novela de nuestro escritor amateur Hugo Stuven.

Pues bien. Llegué al restaurante un poquito antes de la hora, después de autorregalarme unos pendientes de piedra de luna (mi gema favorita). Al poco rato aparecieron mi editor, J. Álvarez y José Vaccaro.

¿Qué puedo decir de ambos? Bueno, J. es mi editor, el primero que leyó White Creek Manor fuera del blog y el que me ha dado mi primera oportunidad editorial, convirtiendo la novela en una obra en papel de factura impecable, así que lo único que puedo sentir por él es un profundísimo agradecimiento. Es un hombre peculiar, con un sentido del humor muy personal que en nuestras reuniones mantiene largos silencios escuchándonos y observándonos entre el humo de sus cigarrillos. Curiosamente, siempre que le veo, no sé muy bien cómo, acabo diciéndole mi edad, pero parece que J. tiene la habilidad de olvidarla, porque siempre termina preguntánmelo otra vez, y lo mejor es que siempre se sorprende…

En cuanto a José Vaccaro… Bueno, es un hombre del que llama la atención su conversación ágil, divertida y, sobre todo, culta y tremendamente inteligente. Charlar con él es siempre un placer para mí. Si leéis cualquiera de sus libros, novelas negras de un realismo oscuro y denso, podréis apreciar esto que os digo, pues hay mucho de él mismo entre sus letras. Le admiro como persona y como escritor, y para mí es un orgullo tremendo oírle llamarme “escritora”. Es socarrón, agudo y siempre parece guardar una respuesta rápida y sorprendente… ¡Y cuenta chistes guarros como nadie!

Llevábamos un ratito charlando los tres, cuando llegó Carmen. ¿Qué puedo decir de nuestra compañera salvo que sentí un gran cariño por ella en el momento en que la conocí? De Carmen sorprende, sobre todo, su gran energía y su risa. Cuando ríe, los ojillos se le achinan tanto que se convierten en dos rayitas brillantes. Tiene risa de niña. Y eso sorprende porque Carmen es forense. Parece mentira que después de ver tantas cosas horribles como las que ve cada día de su labor profesional, mantenga esa inocencia, esa dulzura y esa bondad que aprecias en cuanto la ves sonreír. Además, el tándem José – Carmen es realmente explosivo porque ambos tienen esa forma de hablar llana, sin afectación, de personas que han vivido mucho y a pesar de ello no han perdido la capacidad de divertirse.

Casi inmediatamente después llegaron nuestro novato, Hugo y la persona que iba a hablar en su presentación, Víctor Matellano. Como quedaban en la mesa sitios desparejados, Hugo se sentó al otro lado, junto a J., y Víctor ocupó la silla que quedaba a mi derecha. Imagináos, yo estaba sentada entre Vaccaro y Víctor, al que aún no conocíamos.

De Víctor lo primero que te llama la atención es su mirada. Tiene los ojos castaños, con vetas verdes, penetrantes. Entre él y José Vaccaro hubo enseguida conexión. Charlamos de cine, de literatura y de glamour, entre otras cosas, y me encontré disfrutando del momento como si todos fuéramos viejísimos amigos. Reí un montón, tanto, que acabé con agujetas en las mandíbulas, ¿os lo podéis imaginar? Y es que Víctor tiene un sentido del humor peculiar y muchísimas cosas que contar. Entre José y él no me dieron ningún respiro.

Al final se acercó Ulises Hocking, nuestro compañero de las américas, que se incorporó con el tiempo justo de tomarse un cafetito, contar un par de chistes muy en la línea iniciada por José y salir corriendo a una reunión. Eso sí, luego estuvo en la presentación, apoyando con nosotros a nuestro joven novato, Hugo.

Ulises es un punto diferente en el grupo. Sus experiencias allende a los mares le convierten en una personalidad expansiva, extrovertida. Es un tipo seguro de sí mismo, agudo, confiado, que habla de una forma despreocupada, como si todo en esta vida fuera una broma de la cual disfruta a cada momento. A mí, al menos, siempre me aporta un punto de vista diferente, ya que al ser empresario, se fija en cosas en las que yo nunca me fijaría, y eso siempre resulta enriquecedor.

Tras una sobremesa distendida, acudimos a la presentación de Hugo. La charla duró un buen rato, pero resultó muy interesante. Los compañeros de editorial nos sentamos en primera fila, dispuestos a aplaudir a rabiar para animar a nuestro novato y mi compañero Demian, mi fotógrafo personal, tomó unas instantáneas maravillosas del evento que espero colgar pronto tanto en este blog como en Facebook.

Al terminar, llegó el turno de las presentaciones. Pasaron por allí actores y actrices, directores, productores, guionistas, familiares y amigos varios, todos dispuestos a arropar a Hugo y a Víctor, todos personas estupendas con un montón de historias interesantes que contar. Y eso, para un escritor, es el mejor regalo que se le puede hacer.

Ese día llegué a eso de la una de la madrugada a casa, por lo que dormí aproximadamente unas cuatro horas antes de regresar a la rutina de la oficina. El descenso de las nubes siempre es duro, pero esta vez me esperaba mi segundo día de celebración, ahora con mis compañeros de oficina…

… Pero esa es otra historia que deberá ser contada… ¿mañana?

10 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Mary dice:

    ¡Felicidades atrasadas Vicky! >.<
    Ay, llego algo tarde. =w=U Pero en fin, más vale tarde que nunca. :3
    Me alegra saber que lo hayas pasado bien~ Cumplir años es una buena excusa para estar con los tuyos, aunque cumplirlos en sí no guste un pelo. xD
    Yo loa cumpli también hace relativamente poco. :3
    En fin, trataré de pasarme más habitualmente por aquí, a veces se me va el Santo al cielo… A mi edad ya… uwú (No me hagas caso, desvarío xD)

    Un abrazo, cuídate~ -^^-

    1. ¡Hola, Mary!
      Bueno, mujer, ya sabes lo que dicen: nunca es tarde…
      A mí cumplir años no me pesa, me lo tomo como una excusa más para montar una fiesta. Además, hace tiempo que decidí olvidar los que me iban cayendo, así que ni me agobio ni se me echa encima ninguna de las famosas crisis de la edad. Es la mejor forma de ser feliz.
      pásate cuando quieras cielo, y tranquila, que si no me visitas tú, ya te visitaré yo😉

      Besotes y muchas gracias por la felicitación

  2. Narayani dice:

    Muchas felicidades Vicky!! Llego un pelín tarde, sorry🙂 Ya veo que lo tuyo ha sido una mega celebración ¡Cómo tiene que ser! Espero que lo hayas pasado genial estos día!!!

    Muchos besos!!

    1. Jajaja, no pasa nada, Fani. Puf, ya ves, todavía hoy estoy recibiendo tirones de orejas (a este paso se me caen al suelo, ya verás🙂 ). Me siento como una reina… celebración de jueves a domingo… ¡cuántas emociones! ¡Y lo que me queda todavía con la familia!
      Muchas gracias por pasarte por aquí y por felicitarme.

      Besazos

  3. Elena94:) dice:

    Muchas felicidades. Me alegro mucho que lo pasases bien en la comida. A mi me quedan varios meses para cumplir los años -soy de marzo-.
    Pues nada, lo dicho, muchísimas felicidades y espero poder felicitarte muchos más años. Espero que mi historia te siga gustando como a los conocid@s míos que lo están haciendo.

    Un beso muy fuerte

    1. Muchísimas gracias, Elena, preciosa. Mi hermano también es de marzo, un aries de tomo y lomo, cabezota y noblote como él solo. A ver si para entonces seguimos en contacto y te felicito como es debido😉
      Y ya sabes que me gusta como escribes, que siempre te digo que tienes un gran talento. Espero que te lleguen un montón de visitas diarias, porque vale la pena seguirte.

      Besotes y, otra vez, miles de gracias

      1. Elena94:) dice:

        Yo también soy aries. Seguro que seguimos en contacto.
        Y me alegro un montón de que te guste como escribe, da gusto tener una “madrina” de relatos como lo eres tú.
        Besotes🙂

      2. Yo sí que me siento orgullosa de tener ahijadas como vosotras. Así da gusto, la verdad.
        Un besote muy gordo

  4. Maica dice:

    ¡¡Muchas felicidades Victoria!! Te deseo que los Hados te sean propicios y que la luna ilumine tu camino. Disfruto enormemente leyendo tu blog y tu libro. Me fascina como desenvuelves las palabras y las conviertes en historias.
    Con cariño y admiración.
    Maica Bermejo

    1. Hola, Maica
      Muchas gracias por tus preciosas palabras. Me hace mucha ilusión verte por mi rinconcito literario. Aún no nos conocemos en persona, pero supongo que lo arreglaremos pronto.

      Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s