Luchando por un sueño

Luchando por un sueño.

El movimiento 15-M

Aprovechando que he hecho reformas en el blog y que tengo un ratito de asueto entre tanto trabajo acumulado, hoy he decidido escribir acerca de algo que viene sucediendo desde hace un par de semanas. Estoy hablando de ese montón de gente que se ha lanzado a las calles en pos de un sueño, el sueño de un mundo mejor.

Como muchos ya sabéis, desde hace un año trabajo en una oficina céntrica, pegadita a la madrileña plaza de Sol. Por ello, una mañana salí de mi sopor matutino viendo cómo, por sorpresa, un grupo de personas habían tomado la zona aledaña a la boca del metro, pasando la noche a la intemperie. No me fue difícil descubrir a qué se debía aquella extraña situación, puesto que aquellos jóvenes ateridos de frío estaban dispuestos a contarle a cualquiera que se interesara, el motivo de su pequeña concentración.

Ese era el nacimiento de AcampadaSol, o del movimiento 15-M.

Poco a poco, día tras día, pude ver crecer ese campamento. Cada mañana se reunía más gente, muchos traían mantas y tiendas de campaña, bolsas de alimentos, toldos, cuerdas… Lo necesario para crear una mini ciudad en pleno centro de Madrid. Realmente, es algo maravilloso.

Todas las tardes, de regreso a mi casa, deambulaba por las nuevas calles creadas entre improvisados refugios. Observaba a la gente, escuchaba lo que decían. Les vi organizarse cada vez más, colgar sus reclamaciones en enormes carteles en lo alto de los edificios. Luego aparecieron la guardería, el centro de información y las asambleas.

Ahora mismo resulta emocionante pasear y ver cómo los jóvenes se reúnen en círculos, sentados en la acera, cómo se escuchan unos a otros mientras plantean soluciones, observaciones, reclamaciones, en un tono respetuoso. Se pasan unos a otros el megáfono y comparten sus ideas personas de todas las clases: jóvenes y mayores, personas ataviadas con caros trajes y muchachos con ropas de alegres colores y el cabello recogido en rastas. Todos mantienen ese tono, todos aportan algo, todos intentan construir, en definitiva, un futuro mejor.

En ningún momento han optado por la violencia ni los malos modos. El alcohol ha sido desterrado, se recrimina a los que no saben comportarse con civismo. En grupos, limpian la plaza, abastecen al movimiento e informan a todo aquel que quiere acercarse y escuchar. Todos son bienvenidos, no importa la nacionalidad ni el partido político al que apoyen. En la calle se respira el ambiente propio de un Ágora de tiempos pasados.

¿Y qué reclaman estos soñadores? Básicamente, lo siguiente:

1.- Que se garantice la calidad y la gratuidad de los servicios sociales del sistema,  como la educación y la sanidad.

2.- La reforma del sistema laboral, para acabar con la precariedad, erradicar los contratos basura y favorecer que trabajen los jóvenes en vez de los mayores de 65 años.

3.- Creación de una red pública de vivienda protegida en alquiler, digna y asequible facilitando así la emancipación.

4.- Reformas en el Estado autonómico, desapareciendo diputaciones, empresas públicas, fusionando ayuntamientos y CCAAs, y en definitiva reduciendo al máximo los gastos innecesarios.

5.- Reforma de la LOREG, para que todos los votos valgan lo mismo en el territorio nacional.

6.- Prohibición por ley para que ningún imputado, sea por lo que sea, pueda ser candidato a ningún cargo públco.

7.- Publicación on-line de los cargos públicos de cada administración, de sus funciones, personal a su servicio y retribuciones netas y brutas.

8.- Reforma constitucional para salvaguardar la legitimidad de nuestras instituciones, creando una verdadera separación de poderes, sin que el gobierno u oposición puedan influir ni en jueces ni en fiscales.

9.- Implantación de un sistema de elección directa de los representantes del pueblo, con listas abiertas, elección directa de los alcaldes y otras medidas para impulsar la participación ciudadana a la hora de aprobar leyes.

10.- Reformas en el sistema financiero, para que los bancos devuelvan el dinero público que deberían prestar a los ciudadanos. Así mismo que se les obligue a invertir un porcentaje de sus beneficios en obra social.

Fuente: Wikifiltraciones

¿Realmente es una locura? ¿No tenemos derecho a soñar?

Estos jóvenes y no tan jóvenes tienen un sueño, el sueño de una sociedad mejor para todos nosotros, más equitativa y humana. Allí, bajo el inclemente sol madrileño, luchan cada día por encaminarnos en pos de algo que, en realidad, no deberíamos estar pidiendo, porque ya deberíamos haberlo logrado en el momento en que nos convertimos en una sociedad democrática.

Y lo que más rabia me da, y lo que más me apena es ver cómo otros, inconscientes, que deberían agradecer el esfuerzo de estos luchadores porque al fin y al cabo también luchan por ellos, sin embargo los llaman “perroflautas” con la voz teñida de cínico desprecio. En mi entorno he tenido que escuchar esto mismo de labios de algún mileurista, que lleva trabajando más de un año en la misma empresa con un contrato eventual, pasando catorce horas fuera de su casa y sufriendo el abuso de algún jefe caciquil. Y probablemente este fingido desprecio no sea sino vergüenza encubierta, una forma de sentirse mejor pensando que hay otros que están peor que nosotros. Hipocresía, al fin y al cabo, y autoengaño.

No pretendo hacer política, y desde luego, este no es un blog dedicado a debates que no sean de temática creativa o artística, pero creo que todos deberíamos implicarnos por hacer de este mundo un mundo algo más humano, algo más bello. Una persona sola no puede cambiar mucho, pero todos juntos… todos juntos sí podemos. Pues hay algo que no debemos olvidar:

Es por nuestro futuro.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Elena94:) dice:

    Hola Vicky, cuanta razón hay en tu entrada.
    Como dije yo en una entrada, lucha por tus sueños aunque parezcan imposibles.

    1. Hola, Elena
      Me alegro de seguir viéndote por aquí. Como ves, ando un tanto atareada entre el trabajo y mis deberes como “ciudadana soñadora”😉
      Cada uno de nosotros podemos aportar algo para hacer que el mundo sea un poquito mejor. en mi caso, mi herramienta de cambio serán mis palabras.

      Un besazo, soñadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s