La Anjana Enamorada (IV)

4. Noibe

Como Laro era sin duda el chico más guapo del pueblo, y además ahora era casi rico, las muchachas del lugar se agolpaban todos los días a la puerta de su casa para coquetear con él. Pero Laro sólo pensaba en la misteriosa chica de sus
sueños, que ahora por fin tenía nombre: Noibe.

Así que, cada vez que salía con sus ovejitas, las mozas se subían un poquito la falda, se colocaban bien el pelo y le saludaban con su mejor sonrisa y un pestañeo coqueto. Pero el pobre pastorcillo estaba siempre tan absorto pensando en su misteriosa princesa, que ni se fijaba en ellas y las dejaba siempre con un palmo de narices.

Ese día Laro subió también a su colina. Caminaba despacito, porque no tenía ninguna prisa, y las ovejitas trotaban tras él, mientras Neco las vigilaba. Y de nuevo ese día Laro se tumbó bajo la sombra de su árbol favorito y, sacando la flauta que tenía
a medio hacer, se dispuso a tallarla.

Llevaba un ratito así entretenido cuando Alia, la ovejita negra, como si alguien la hubiera llamado, correteó hacia unas zarzas y metió el hociquito dentro. Laro la miró, y el corazón empezó a latirle con tanta fuerza en el pecho, que parecía que se le iba a salir: la ovejita tironeaba de un trozo de tela azul como el cielo.

Neco se acercó a la ovejita, husmeó el aire y empezó a mover el rabo de un lado al otro, dando alegres ladridos. Luego corrió hacia su amo, le llamó y volvió a correr hacia las zarzas.

Y allí estaba la princesa.

Sus cabellos eran tan rubios como en los sueños del pastor, y sus ojos seguían siendo tan azules como el cielo de verano. Era tan hermosa que a Laro se le cortó la respiración.

– ¿Qui-qui-quién eres? – logró tartamudear.

– Me llamo Noibe – respondió ella. Y su voz era tan dulce y melodiosa como el canto de los pájaros.

– Y-y-yo soy Laro…

– Lo sé.

– ¿A-a-ah, sí?

– Sí, y también sé que vienes aquí todos los días con tus ovejitas y tu fiel perro Neco, y que te sientas bajo ese árbol y tallas una
flauta que sin duda será la mejor flauta del mundo.

– ¡Vaya!- se sorprendió el pastor- ¿Y qué más sabes?

– Que tu madre está enferma y que has arreglado tu casa para que este invierno no empeore.

– ¿Cómo es que sabes tanto de mí?

– Porque te he estado observando.- dijo la noibe tan tranquila.

– ¿Que me has estado observando? ¿A mí? ¿Por qué?

– No lo sé. Una vez te vi en un sueño, y pensé que, si era capaz de soñar contigo, era porque si duda existías. Te estuve buscando por todo el bosque… y hace cosa de una semana te encontré.

– Yo también he soñado contigo…

– ¿En serio?- Noibe se sorprendió- ¡Qué cosa tan curiosa! Así que hemos estado soñando el uno con el otro sin conocernos de nada…

– ¿Por qué crees que será?- Preguntó intrigado el pastor.

– Bueno, a veces, los seres que están destinados a estar juntos están tan unidos, que pueden encontrarse en sus sueños y con que se vean sólo una vez, es como si siempre hubieran estado juntos. Quizás el destino nos estaba diciendo que teníamos que encontrarnos…

– Eso suena a magia…

– ¿Magia? Estupendo. En ese campo me desenvuelvo bastante bien…

– ¿Eres una bruja? – se asustó el pobre Laro – No me hagas daño… no he hecho nada malo…

– No te preocupes – le tranquilizó Noibe – no soy una bruja… bueno, quizás me parezca un poco, porque yo también puedo hacer magia… pero yo soy buena, soy una Anjana.

– ¿Una Anjana?-se maravilló el muchacho- de pequeño mi madre me contaba cuentos acerca de vosotras.

– ¿Y qué te contaba?

– Pues que ayudáis a todos los seres del bosque. Y que sois muy buenas.

– Y tenía razón. ¿Nos sentamos?- le indicó el árbol de Laro, y ambos se recostaron bajo su sombra.

Estuvieron hablando largo y tendido hasta que se hizo de noche y tuvieron que despedirse con pena, porque Laro debía regresar
a casa con sus ovejitas.

– ¿Nos veremos mañana, Noibe? – preguntó el pastorcillo esperanzado.

– Pues claro. Vendré aquí, a tu colina, y te aguardaré bajo la sombra del árbol.

– Entonces hasta mañana.

Y el pastorcillo salió corriendo como loco, con las pobres ovejitas y Neco trotando con él, pues quería contarle la buena noticia a su mamá.

Llegaron a la casa cuando la luna empezaba a brillar en el cielo, y Laro se dio cuenta de que su mamá y Miranda estaban preocupadas por él, porque nunca había llegado tan tarde. Las pobres ovejitas resoplaban con la lengua fuera, ya que nunca habían corrido tanto, y el pobre Neco se desplomó a los pies de la cama de la mamá, también con la lengua fuera. Laro estaba tan cansado como él, pero los ojos le brillaban de emoción y empezó a hablar muy deprisa.

– La he conocido mamá, se llama Noibe, y es preciosa, además es muy simpática y muy buena… ¡Voy a casarme con ella! Es el
destino.

– Para, para – le dijo María sorprendida.- ¿A quién has conocido?

– Pues a la chica de mis sueños…

– ¿A la princesa?- Miranda llegó en ese momento con un plato de sopa caliente que le dio al joven pastor.

– Sí – contestó él, llevándose a la boca una cucharada- pero no es una princesa.

– ¿Ah, no?

– No. Agarráos, es… ¡Una Anjana!

– ¡¿Qué?!- la mamá le miró como si se le fueran a salir los ojos de la cara.

– Sí, es un hada buena.

– Pero, si es un hada – le dijo Miranda- no podrás casarte con ella…

– Anda, ¿Y por qué no?- el pobre pastor la miró atónito.

– Hijo, ¿no te lo ha dicho ella?

– ¿El qué?

– Las Anjanas tienen prohibido casarse con un mortal.

Laro se quedó callado y muy triste. Se había enamorado perdidamente de la muchacha y deseaba casarse con ella.

– ¿Y qué pasa si una lo hace?

– Pues que sufriría un castigo enorme. Y tú no querrás que por tu culpa ella sufra, ¿verdad?

– No, no – se asustó Laro – yo quiero que ella sea muy feliz… si no puedo casarme con ella, me contentaré con poder verla de vez en cuando y hablarle.

– Piénsatelo, Laro, es muy doloroso amar y no ser correspondido, y eso podría romperte el corazón.

– No me importa. Si ella acepta ser mi amiga, yo aguantaré. Para mí sería aún más duro no poder verla, sobre todo ahora que la
conozco.

– Está bien. Si es lo que quieres…

Y así pasaron los días. Laro subía a la colina con sus ovejitas y con Neco, y Noibe le esperaba siempre bajo el árbol. Hablaban y hablaban y merendaban pan con miel, que llevaba siempre Laro en su zurrón, pero el pastor nunca le dijo a Noibe que
estaba enamorado de ella. Cuando estaban juntos era el hombre más feliz del mundo, pero cuando se tenían que separar, se iba
corriendo para no tener que verla alejarse, y luego se acostaba y se dormía muy pronto para no pensar en ella y de esta manera,
justo cuando se despertaba, era ya la hora de volver a la colina.

Y así pasaron el verano y el otoño, y en invierno hubieron de despedirse hasta la nueva primavera, porque con la nieve, Laro no podía subir a la colina con sus ovejitas.

– Entonces, ¿no nos volveremos a ver hasta dentro de tres meses? – dijo Noibe con pena.

– No. Pero no te preocupes. No dejaré de pensar en ti. Y en cuanto se vayan las nieves, volveré aquí.

– ¿Me lo prometes?

– Te lo prometo. Regresaré, y estaremos todos los días juntos. Y tú, ¿me prometes que volverás, Noibe?

– Te lo prometo. En cuanto salga la primera flor, volveré, y no me moveré de aquí hasta que vengas. Así que, si no regresas, moriré aquí mismo de pena.

– Te lo he prometido. Volveremos a estar juntos. – insistió el pastor, que estaba muy triste.

– Sí, hasta que llegue de nuevo el invierno- se lamentó la Anjana.

-De antes me gustaba el invierno, con su nieve blanca y brillante y su silencio… pero creo que ahora voy a empezar a odiarlo.

– No lo hagas. El invierno es necesario para que la tierra repose y así, en primavera, mis ovejitas tienen hierba que comer…

– Lo sé – contestó ella con un suspiro.

Cuando se alejaron, Laro se volvió para verla irse, pero Noibe ya no estaba. Se había escondido para que el pastor no la viera llorar.

– Adiós, amor mío – dijo Laro muy bajito – en cuanto salga la primera flor volveré.

Luego llamó a sus ovejitas para agruparlas, y se fue.
Capítulo 3. Un sueño misterioso
Capítulo 5. El hechizo

___________________

Cuento Los Tres Sabios
Tres sabios que han dedicado su vida buscando a Dios se enfrentan a la muerte, que les concede tres días para encontrarlo antes de regresar y rendirles cuentas. El que demuestre una mayor sabiduría conseguirá una prórroga de tres años. ¿Lo conseguirá el sabio del bosque, el de la montaña o el de la caverna?
_____

Cuento El Robo de las Sombras
En una pequeña aldea todos los habitantes despiertan un día y descubren que alguien ha robado sus sombras. Una niña se lanzará a la aventura para recuperarlas. ¿Lo logrará?
_____

Cuento El Pirata y la sirena
El pirata Morgan, tras muchos años de pillaje y correrías, se enamora de una bella sirena. ¿Logrará conquistar su corazón, frío como las aguas del inmenso océano?
_____

Cuento Más Allá del Séptimo Mar
Una joven emprende un peligroso viaje en busca de un remedio para la misteriosa enfermedad de su enamorado. ¿Logrará hallar la cura y regresar a tiempo de salvarle la vida?
_____

Cuento La Perla Más Grande del Mundo
Dos hermanos se enfrentan a una extraña búsqueda por conseguir la herencia de su padre. ¿Cuán de los dos logrará su objetivo?

_____

Cuento El Abrazo del Mar
Mi cuento favorito, no os cuento más.
_____

Cuento Noche de San Juan
Primera parte del cuento infantil Noche de San Juan.
Las brujas han robado un cabello de la bondadosa Anjana y la han sumido en un mágico sueño del que ya no podrá despertar. ¿Lograrán salvarla los seres mágicos del bosque y la pequeña Laurita?
Cuento dividido en ocho capítulos.


4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Elena94:) dice:

    Me está gustando mucho la historia. Me estoy aficionando a las historias mitológicas de Cantabria, más que antes, si cabe.
    Mi historia va llegando a su fin (me quedan unos 4 capítulos más o menos). Así que espero que te guste. Esperaré tus consejos por mi blog.
    Un beso

    1. Hola, Elena
      Tenemos una mitología maravillosa y lo más interesante es observar las figuras que en ella aparecen y analizar su naturaleza.
      Me alegro de que te aficiones a ellas, porque sería una pena que perdiéramos un legado tan maravilloso.
      Claro que leeré tu historia y me encantará echarte una mano y darte mi opinión (que seguro que será buena)

      Un besote muy especial y gracias por seguir por aquí, artistaza

      1. Elena94:) dice:

        Todavía no la he acabado de escribir, como te dije en mi blog, cuando vaya a empezar a publicarla, haré una entrada avisando a mis lectores.
        A mí siempre me ha gustado el tema de la mitología, pero gracias a tus cuentos me estoy aficionando más.

      2. Pues estupendo, estaré pendiente del estreno de tu historia😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s